Somos niños valientes y seguros

A la edad de tres años el niño realiza acciones que demuestran mayor independencia como quitarse y ponerse la ropa, comer, organizar su maleta y guardar los juguetes. Su vocabulario aumenta debido a la mejoría de la comprensión de su significado.

La motricidad gruesa en esta etapa evoluciona (subir y bajar escaleras sin apoyo, lanzar una pelota, patear un balón, brincar…) así como su orientación espacial. Se inician ejercicios de motricidad fina que le permitirán posteriormente iniciar el proceso de escritura.

En esta etapa su pensamiento no es lógico sino simbólico sirviéndose de recursos como la fantasía y la creatividad.

Los comportamientos agresivos en esta etapa son normales; por esta razón se constituyen normas claras y concretas para que el niño entienda las conductas que no son toleradas.

La interacción con la familia y las personas de su entorno influyen definitivamente en el desarrollo de su personalidad y su manera individual de pensar y actuar